El derecho a desconectarte

2 mar 31, 2017

OSHO


El año 2017 ha traído una gran recompensa, para no mencionar el alivio, para los empleados de las grandes empresas francesas. Una nueva ley laboral entró en vigor a partir del 1 de enero, afirmando que los trabajadores franceses tendrán el "derecho a desconectarse" fuera de las horas de trabajo. El uso excesivo de dispositivos digitales ha sido culpado por todo, desde el agotamiento hasta el insomnio, así como problemas de relación, con muchos empleados inseguros acerca de cuándo pueden apagar. El gobierno francés se dio cuenta de que la salud y el bienestar de sus trabajadores estaba en peligro, y ha actuado en consecuencia, mientras que otro estudio de la Universidad Estatal de Colorado ha encontrado que incluso el estrés anticipatorio de esperar los correos electrónicos después de horas podría tener un negativo Sobre el bienestar de las personas.

"Todos los estudios muestran que hay mucho más estrés relacionado con el trabajo hoy de lo que solía ser, y que el estrés es constante", dijo el diputado Benoit Hamon a la BBC. "Los empleados salen físicamente de la oficina, pero no dejan su trabajo. Ellos permanecen unidos por una especie de correa electrónica - como un perro. Los textos, los mensajes, los correos electrónicos, colonizan la vida del individuo hasta el punto en que eventualmente se rompe ".

Osho previó esta situación de la gente moderna en las grandes ciudades hace décadas y recomienda encarecidamente que cada persona debe deliberadamente entrar en momentos de meditación. En el pasado lejano la gente era naturalmente silenciosa, naturalmente feliz. No había necesidad de pensar en la meditación; De manera inconsciente estaban meditando. La vida se movía mucho más silenciosamente, ya un ritmo mucho más lento.

Hoy en día el cambio es tan tremendamente rápido, llegando a nosotros con tanta velocidad, que incluso las personas más inteligentes se sienten a veces incapaces de adaptarse a ella. La mente moderna está super cargada de información, y se da poco tiempo para digerirla, para asimilarla en su propio ser. En el pasado, el volumen de entrada era de una décima parte de su tiempo, y el tiempo meditativo era nueve décimas. Ahora sólo lo contrario es cierto: nueve décimas de volumen de entrada de tiempo contra una décima hora meditativa.

Esta es la razón por la meditación es cada vez más importante que nunca. Sin dar tiempo para que la mente descanse en la meditación reprimimos mucho de lo que viene continuamente a nosotros como una forma de tratar con él. La gente vive bajo una gran presión - cuarenta veces mayor que nunca, y la vida cotidiana nos presenta nuevos desafíos para que tengamos que seguir aprendiendo, una y otra vez - es un proceso que dura toda la vida.

La gran demanda de cursos de bienestar/wellness no es sin razón. Es necesario para la cordura de la mente. "En estos momentos de estrés, si una persona no está meditando por lo menos una hora al día, entonces la neurosis no será accidental, él mismo la creará", dice Osho. En la meditación la mente está desordenada, la información es digerida y la mente se refresca. Durante una hora al día, todos deben desaparecer del mundo en su propio ser. "Durante una hora cada persona debe estar tan sola que nada lo penetre: no hay memoria, ni pensamiento, ni imaginación;

Por una hora nada de contenido en su conciencia, y eso lo rejuvenecerá y eso lo refrescará. Eso liberará nuevas fuentes de energía desde dentro y estará de vuelta en el mundo, más joven, más fresco, más capaz de aprender, con más asombro en sus ojos, con más asombro en su corazón ".

Amrit Sadhana

¡Sé sociable, comparte!

(Tomado de OSHO Times Magazine, Feb.1, 2017)

A la edad de ventiún años, el 21 de marzo de 1953, OSHO alcanzó la iluminación. Hablando de sí mismo dice: “Ya no estoy buscando nada.   La existencia me ha abierto todas sus puertas.  Ni siquiera puedo decir que pertenezco a la existencia, porque soy parte de ella. …  Cuando una flor florece, yo florezco con ella.  Cuando el sol sale, yo salgo con él.  Mi cuerpo es parte de la naturaleza, mi ser es parte del todo.  No soy una entidad separada”.

Se graduó en filosofía con los más altos honores en la Universidad de Sagar. Siendo estudiante ganó una medalla de oro al obtener el primer lugar en un concurso de debate que cubría toda la India. Luego de un periodo de nueve años como profesor de filosofía en la India en la Universidad de Jabalpur, renunció para viajar por toda la India dando charlas, retando en debates públicos a los líderes religiosos ortodoxos perturbando así las creencias tradicionales y trastornando el ‘status quo’ existente.

En el curso de su vida, Osho ha hablado virtualmente sobre todo y cada aspecto del desarrollo de la conciencia humana. Desde Sigmund Freud, hasta Chuan Tzu, desde Gurdjieff hasta Gautama Buda, desde Jesucristo hasta Rabindranath Tagore… ha destilado de cada uno la esencia de lo que es significativo en la búsqueda espiritual del hombre contemporáneo basado no en una comprensión intelectual, sino en la propia comprobación existencial de su experiencia.

Así que no es una filosofía de la cual simplemente puedas hacer un ropaje del cual jactarte. No es una doctrina en la cual puedas encontrar consuelo a preguntas amenazantes… No, mi mensaje no es una comunicación verbal. Es mucho más arriesgado. No es menos que la muerte y el renacimiento.

No pertenece a ninguna tradición: “Soy el comienzo de una conciencia totalmente nueva”, ha dicho. “Por favor, no me conectes con el pasado, ni siquiera vale la pena recordarlo”.


Los discursos a sus discípulos y buscadores de todo el mundo han sido publicados en más de seiscientos cincuenta volúmenes y traducidos a treinta idiomas. Osho ha dicho: “Mi mensaje no es una doctrina ni una filosofía.   Mi mensaje es una alquimia, una ciencia de la transformación, así que sólo aquellos que estén listos a morir como son y a volver a nacer como algo tan nuevo que ni siquiera puedan imaginarlo… sólo aquellas personas valerosas estarán listas a escuchar, porque escuchar va a ser riesgoso. Al escuchar has dado el primer paso a tu renacimiento.”

OSHO dejó su cuerpo el 19 de enero de 1990. Justo unas semanas antes se le preguntó qué pasaría cuando se fuera. El respondió: “Mi confianza en la existencia es absoluta. Si existe algo de verdad en lo que digo, sobrevivirá… La gente que se mantenga interesada en mi trabajo, simplemente estará llevando la antorcha, pero sin imponer nada a nadie…"

“Continuaré siendo una fuente de inspiración para mi gente. Y eso es lo que la mayoría de mis sannyasins sentirá. Deseo que crezcan por sí mismos – cualidades como el amor, en torno al cual no se puede crear ninguna iglesia; como la conciencia, que no es el monopolio de nadie; como la celebración, el regocijo, la mirada inocente del niño…”

“Deseo que la gente conozca de sí misma y  que no sea según ningún otro; que conozca el centro de su ser”.

De acuerdo a su orientación, la comuna que se desarrolló en torno a él aún florece en Puna, India, donde miles de discípulos y buscadores se reúnen a través del año para practicar las meditaciones y programas que ahí se ofrecen.


Fuente: www.satyam.com