Relajarse es tan fácil como respirar

2 abr 06, 2017

OSHO


Todos sabemos lo que es estar tan cansado que no podemos dormir. La vida parece ser cada vez más y más rápida, es como si tuviéramos que seguir corriendo y corriendo para quedarnos en el mismo lugar. Hoy en día relajarse se reserva para las vacaciones o una clase de dos veces por semana, pero ¿qué pasa si pudiéramos deslizarnos en la relajación tan fácilmente como respirar?

"La relajación total es lo último. Ese es el momento en que uno se convierte en un Buda. Ese es el momento de la realización, la iluminación, la conciencia de Cristo. No puedes estar totalmente relajado ahora mismo. En el núcleo más interno persistirá una tensión.

Pero empieza a relajarte. Comienza desde la circunferencia - ahí es donde estamos, y sólo podemos empezar desde donde estamos. Relajar la circunferencia de tu ser - relajar tu cuerpo, relajar tu comportamiento, relajar tus actos. Caminar de una manera relajada, comer de una manera relajada, hablar, escuchar de una manera relajada. Reduce la velocidad de cada proceso. No tengas prisa, no te apures.

Muévete como si toda la eternidad está disponible para ti - de hecho, está disponible para todos. Estamos aquí desde el principio y vamos a estar aquí hasta el final, si hay un principio y un final. De hecho, no hay principio ni fin. Siempre hemos estado aquí y estaremos aquí siempre. Las formas continúan cambiando, pero no la sustancia; las prendas van cambiando, pero no el alma.

"La tensión significa prisa, miedo, duda. Tensión significa un esfuerzo constante para protegerte, para sentirte seguro, para estar seguro. La tensión significa prepararse para el mañana de hoy, o para la vida después de la muerte - miedo de que mañana no serás capaz de enfrentar la realidad, así que prepárate. Tensión significa el pasado que tú no has vivido realmente, sino sólo de manera parcial, se ha evitado; cuelga de tí, es una resaca, te rodea.

"Recuerda una cosa fundamental acerca de la vida: Cualquier experiencia que no haya sido vivida se quedará colgando a tu alrededor, insistirá:" ¡Acaba conmigo! Vive conmigo ¡Complétame! "Hay una cualidad intrínseca que cada experiencia tiene y quiere ser terminada, completada. Una vez terminada, se evapora; Incompleta, persiste, te tortura, te persigue, atrae tu atención. Dice: "¿Qué vas a hacer de mí? Todavía estoy incompleta, ¡lléname! "

"Todo tu pasado cuelga a tu alrededor sin haber completado nada, porque nada se ha vivido de verdad, todo se ha omitido, vivido parcialmente, sólo de una manera tibia, más o menos. No ha habido intensidad, ni pasión. Te has estado moviendo como sonámbulo, un sonámbulo. De modo que el pasado cuelga, y el futuro te crea miedo. Y entre el pasado y el futuro tu presente es aplastado, la única realidad.

Tendrás que relajarte desde la circunferencia. El primer paso para relajarse es el cuerpo. Recuerda tantas veces como sea posible observar tu cuerpo, si tú estás sintiendo una cierta tensión en el cuerpo en alguna parte - en el cuello, en la cabeza, en las piernas. Relájalo conscientemente. Simplemente vé a esa parte del cuerpo, a persuadir esa parte, dile amorosamente "Relájate!"

"Y te sorprenderá que si te acercas a cualquier parte de tu cuerpo, te escuchará, te seguirá - es tu cuerpo! Con los ojos cerrados, ve dentro de tu cuerpo desde el dedo del pie hasta la cabeza buscando cualquier lugar donde hay una tensión. Y luego habla con esa parte como quien habla con un amigo; Que haya un diálogo entre tú y su cuerpo. Dile que se relaje y dile: "No hay nada que temer. No tengas miedo. Estoy aquí para cuidarte - puedes relajarte. "Lentamente, aprenderás el truco y el placer de hacerlo. Entonces el cuerpo se relajará.

"Entonces dá otro paso, un poco más profundo; Dile a la mente que se relaje. Y si el cuerpo escucha, la mente también escuchará, pero no puedes empezar con la mente - tienes que empezar desde el principio. No puedes empezar desde el centro. Muchas personas comienzan con la mente y fracasan; Fallan porque parten de un lugar equivocado. Todo debe hacerse en el orden correcto.

"Si tú eres capaz de relajar el cuerpo voluntariamente, entonces serás capaz de ayudar a tu mente a relajarse voluntariamente. La mente es un fenómeno más complejo. Una vez que haz confiado en que el cuerpo te escucha, tendrás nueva confianza en tí mismo. Ahora incluso la mente podrá escucharte. Tomará un poco más de tiempo con la mente, pero sucederá.

"Cuando la mente esté relajada, a continuación, empieza a relajar tu corazón, el mundo de tus sentimientos, las emociones - que es aún más complejo, más sutil. Pero ahora te moverás con confianza, con gran confianza en tí mismo. Ahora sabrás que sí es posible. Si es posible con el cuerpo y es posible con la mente, es posible con el corazón también. Y sólo entonces, cuando hayas pasado por estos tres pasos, podrás tomar el cuarto. Ahora podrás ir al núcleo más íntimo de tu ser, que está más allá del cuerpo, la mente, el corazón: el centro mismo de tu existencia. Y podrás relajarlo también.

"Y esa relajación ciertamente trae la mayor alegría posible, lo último en éxtasis, aceptación. Estarás lleno de gozo y alegría. Tu vida tendrá la calidad de la danza en sí misma¨.

Osho, El Dhammapada: El Camino del Buda, Vol. 1, charla # 8

Tomado del OSHO Times International, 29 de marzo 2017

A la edad de ventiún años, el 21 de marzo de 1953, OSHO alcanzó la iluminación. Hablando de sí mismo dice: “Ya no estoy buscando nada.   La existencia me ha abierto todas sus puertas.  Ni siquiera puedo decir que pertenezco a la existencia, porque soy parte de ella. …  Cuando una flor florece, yo florezco con ella.  Cuando el sol sale, yo salgo con él.  Mi cuerpo es parte de la naturaleza, mi ser es parte del todo.  No soy una entidad separada”.

Se graduó en filosofía con los más altos honores en la Universidad de Sagar. Siendo estudiante ganó una medalla de oro al obtener el primer lugar en un concurso de debate que cubría toda la India. Luego de un periodo de nueve años como profesor de filosofía en la India en la Universidad de Jabalpur, renunció para viajar por toda la India dando charlas, retando en debates públicos a los líderes religiosos ortodoxos perturbando así las creencias tradicionales y trastornando el ‘status quo’ existente.

En el curso de su vida, Osho ha hablado virtualmente sobre todo y cada aspecto del desarrollo de la conciencia humana. Desde Sigmund Freud, hasta Chuan Tzu, desde Gurdjieff hasta Gautama Buda, desde Jesucristo hasta Rabindranath Tagore… ha destilado de cada uno la esencia de lo que es significativo en la búsqueda espiritual del hombre contemporáneo basado no en una comprensión intelectual, sino en la propia comprobación existencial de su experiencia.

Así que no es una filosofía de la cual simplemente puedas hacer un ropaje del cual jactarte. No es una doctrina en la cual puedas encontrar consuelo a preguntas amenazantes… No, mi mensaje no es una comunicación verbal. Es mucho más arriesgado. No es menos que la muerte y el renacimiento.

No pertenece a ninguna tradición: “Soy el comienzo de una conciencia totalmente nueva”, ha dicho. “Por favor, no me conectes con el pasado, ni siquiera vale la pena recordarlo”.


Los discursos a sus discípulos y buscadores de todo el mundo han sido publicados en más de seiscientos cincuenta volúmenes y traducidos a treinta idiomas. Osho ha dicho: “Mi mensaje no es una doctrina ni una filosofía.   Mi mensaje es una alquimia, una ciencia de la transformación, así que sólo aquellos que estén listos a morir como son y a volver a nacer como algo tan nuevo que ni siquiera puedan imaginarlo… sólo aquellas personas valerosas estarán listas a escuchar, porque escuchar va a ser riesgoso. Al escuchar has dado el primer paso a tu renacimiento.”

OSHO dejó su cuerpo el 19 de enero de 1990. Justo unas semanas antes se le preguntó qué pasaría cuando se fuera. El respondió: “Mi confianza en la existencia es absoluta. Si existe algo de verdad en lo que digo, sobrevivirá… La gente que se mantenga interesada en mi trabajo, simplemente estará llevando la antorcha, pero sin imponer nada a nadie…"

“Continuaré siendo una fuente de inspiración para mi gente. Y eso es lo que la mayoría de mis sannyasins sentirá. Deseo que crezcan por sí mismos – cualidades como el amor, en torno al cual no se puede crear ninguna iglesia; como la conciencia, que no es el monopolio de nadie; como la celebración, el regocijo, la mirada inocente del niño…”

“Deseo que la gente conozca de sí misma y  que no sea según ningún otro; que conozca el centro de su ser”.

De acuerdo a su orientación, la comuna que se desarrolló en torno a él aún florece en Puna, India, donde miles de discípulos y buscadores se reúnen a través del año para practicar las meditaciones y programas que ahí se ofrecen.


Fuente: www.satyam.com